Tratamiento de la alergia al polen con homeopatía

Primavera y verano son las estaciones con mayor concentración de polen, y cuando tienen mayor presencia los síntomas de la alergia al polen o polinosis: mucosidad nasal líquida y transparente (rinitis), conjuntivitis, picor, y complicaciones asociadas, como urticaria y asma.

La alergia afecta a entre el 30% y el 40% de la población mundial. En España, alrededor del 21% sufre rinitis alérgica, siendo una de las enfermedades crónicas más prevalentes. El 80% la desarrolla antes de los 20 años, reduciendo su prevalencia después de los 50 años. La contaminación en zonas urbanas se relaciona con el aumento de la prevalencia y la intensidad de los síntomas de la alergia.

Según la SEAIC o Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, en enero y febrero las temperaturas mínimas han sido inferiores a la media y esto ha provocado el retraso de la polinización de las cupresáceas (cipreses y arizónicas), que son la tercera causa de alergia al polen, por detrás de gramíneas y olivo.

La alergia causa un gran impacto en los recursos económicos sanitarios y sobre la calidad de vida de los pacientes. Por ello es importante abordar con eficiencia esta patología y reducir así su alto coste económico y social.

Estos pacientes pueden sufrir alteraciones del sueño, dificultades para realizar sus actividades diarias, su vida social, e incluso, ver reducido su rendimiento escolar y/o profesional. En adultos que conducen, coche y alergia puede ser una combinación peligrosa ya que, los propios síntomas y la somnolencia que provocan algunos antihistamínicos, reducen la capacidad de atención del conductor.

Para realizar un abordaje terapéutico de los síntomas de la alergia al polen, es fundamental realizar un diagnóstico clínico. El médico general realiza un diagnóstico clínico que se basa en la historia familiar de alergia, la estacionalidad de los síntomas, la duración del proceso y la ausencia de síntomas como fiebre, dolor de cabeza y malestar general que son característicos de un resfriado o un catarro. También conviene investigar si hay enfermedades asociadas como la conjuntivitis y al asma bronquial.

Para realizar pruebas específicas con el fin de identificar el polen o los pólenes que provocan la respuesta de hipersensibilidad, el paciente se deriva al Alergólogo, que es el especialista que indica la necesidad de efectuar estas pruebas.

Los medicamentos tradicionales más prescritos para los síntomas de alergia y asma, que son antihistamínicos y corticoides, han demostrado limitaciones en el control de los síntomas, ya que se ha visto que más del 50% de los pacientes siguen con síntomas molestos, como sequedad de las mucosas y candidiasis oral, y en cuanto se interrumpe la toma diaria los síntomas retornan. Existe un tercer tipo de terapia tradicional prescrita por el especialista, llamada inmunoterapia con alérgenos, que está indicada cuando hay fracaso de los tratamientos tradicionales o los efectos adversos son indeseables, tras realizar un diagnóstico específico y aplicando extractos de alérgenos de buena calidad.

La homeopatía para alergia permite el tratamiento en todas las fases de la reacción alérgica, tanto en la prevención como en el tratamiento sintomático de la rinoconjuntivitis.

Lo beneficios que ofrece la homeopatía para la alergia son principalmente:

– Tratar específicamente el alérgeno que causa los síntomas, el polen

– Aliviar rápidamente el conjunto de los síntomas

– Abordar necesidades no cubiertas:

  • Reforzar la mejora de los síntomas en combinación con los tratamientos convencionales.
  • Ofrecer un tratamiento a pacientes que han tocado techo con antihistamínicos y corticoides.
  • Disponer de un tratamiento para pacientes de riesgo, como embarazadas, ancianos, niños, hipertensos, polimedicados, que presentan contraindicaciones o interacciones con los tratamientos convencionales.

Para obtener más información sobre homeopatía.

Fuente: Boiron

La homeopatía puede tratar varias enfermedades

La homeopatía es uno de los métodos terapéuticos más populares en la actualidad que utiliza medicamentos homeopáticos para restablecer la salud del paciente. Hoy en día son muchas las personas que desconocen qué enfermedades se pueden tratar con esta terapia diferente a la medicina convencional.

La homeopatía puede tratar las siguientes enfermedades:

Enfermedades en las vías respiratorias y otorrinolaringológicas

Existen muchas patologías que se producen de forma habitual y que están relacionadas con infecciones en las vías respiratorias o condiciones otorrinolaringológicas, que pueden tratarse con homeopatía.

Un buen ejemplo de ello es el resfriado, que se trata con Oscillococcinum, una eficaz alternativa homeopática para prevenirlo y eliminar sus molestos síntomas. Adicionalmente este tipo de método terapéutico puede encontrar soluciones eficaces para enfermedades como la sinusitis, la otitis, la rinitis, asma, laringitis o bronquitis.

Enfermedades digestivas y gástricas

Condiciones comunes como el estreñimiento, la diarrea, el colon irritable, las hemorroides, la enteritis o la dispepsia gástrica pueden ser tratadas con homeopatía obteniendo excelentes resultados.

Enfermedades musculares y óseas

Condiciones crónicas como la artritis y artrosis pueden ser atendidas con la medicina homeopática. Del mismo modo contusiones musculares, calambres, esguinces y problemas comunes como la lumbalgia pueden encontrar mejoría en esta opción alternativa.

Condiciones cardiovaculares

Patologías como las varices, pesadez en las piernas, problemas de circulación o arteriopatías pueden ser atendidos con homeopatía.

Problemas ginecológicos y urinarios

Las mujeres se ven muy beneficiadas por la homeopatía en el tratamiento de dolores menstruales, síndrome premenstrual, infecciones íntimas, problemas menstruales diversos así como también durante el parto y la lactancia.

Las infecciones urinarias y los cólicos nefríticos también encuentran solución con este método terapéutico.

Otras enfermedades que pueden tratar con homeopatía

Además de las patologías anteriormente mencionadas, son varias las condiciones que pueden tratarse con homeopatía, por ejemplo:

  • Dolores de cabeza, migrañas, conjuntivitis y blefaritis
  • Trastornos como la ansiedad y depresión
  • Problemas dermatológicos como el acné, la dermatitis, los eczemas entre otros

Para más información: http://salud.uncomo.com/