Entradas

Consejos para no engordar estas Navidades

En estas fechas los españoles engordamos alrededor de 100 gramos por día, que en cuatro semanas podría resultar un incremento de alrededor de 3 kilos. Según advierte el Instituto de Obesidad, un menú navideño normal puede suponer unas 4.000 calorías, ganándose en estas fechas unas 18.000 calorías extra.

Os ofrecemos unos consejos para no engordar sin privarnos de (casi) nada. Como veremos no vamos a adelgazar ni un kilo, pero será un triunfo si conseguimos no engordar más, de aquí a que se hayan ido los Reyes Magos.

Los turrones, mazapanes y guirlaches no son tan “malos”. Al estar elaborados con miel, azúcares y frutos secos son muy energéticos y con un alto contenido en grasa, pero la mayor parte es grasa “de la buena”, y por tanto, se pueden considerar hasta sanos, siempre con precaución.

Los polvorones sin embargo son “veneno” porque su ingrediente básico es la manteca de cerdo o la mantequilla, que son grasas saturadas, es decir, la grasa “mala”.

Los frutos secos (almendras, piñones, nueces…) y las frutas desecadas (orejones, ciruelas y uvas pasas…) constituyen una alternativa dulce, deliciosa y más saludable que los anteriores, aunque tampoco hay que abusar, ya que tienen cientos de calorías.

El mejor momento para tomar un dulce es fuera de las comidas principales. Hay que dejarlo  para media tarde, acompañando a un café, un zumo o una infusión. Las calorías a lo largo del día serán las mismas, pero no haremos trabajar tanto al estómago y la digestión no será tan larga y pesada.

Las infusiones en la sobremesa ayudan a evitar el picoteo y favorecen la digestión. La manzanilla y la menta poleo son digestivas, el té verde y el rojo son antioxidantes y reducen los niveles de colesterol LDL en sangre, el anís alivia la flatulencia, y la cola de caballo y la alcachofa tienen propiedades diuréticas y ayudarán al organismo a depurarse después de los excesos navideños.

El vino engorda menos que el champagne, y entre tinto y blanco, siempre tinto porque tiene más antioxidantes.

A la hora de tomar una copa, son mejores las bebidas blancas (vodka, Martini blanco, ginebra…) que las oscuras (ron, whisky, brandy…), ya que estas últimas además del alcohol contienen bastantes azúcares simples. Son numerosos los estudios que han mostrado los efectos positivos de los frutos del Cardo Mariano para proteger el hígado del exceso de alcohol.

La clave está en compensar los excesos. Si el entrante es graso y calórico escoged de segundo un pescado a la plancha o al horno y un postre, que facilite la digestión. Comed despacio, masticando bien. Es la clave para llenarse pronto.

No  hay que saltarse ninguna comida, que el organismo quema más calorías cuantas más veces se come. Y recordad que lo ideal es dividir la ingesta total del día en 3 comidas principales y dos tentempiés, aunque sea de turrón.

Lo que se busca es pasar unas Felices fiestas pero que nuestra salud no se resienta, por eso es importantísimo controlar lo que comemos.